Select Page

Formación en Terapia a Través de la Aventura: Liderazgo

Por Paula Berná, colaboradora de Experientia

 

Aprender no es prepararse para la vida, aprender es la vida misma.

John Dewey

Hace unos días que vengo preparando un taller para mis compañeras de trabajo. Siento la necesidad de compartir ciertas dinámicas que descubrí en una reciente formación de Terapia a Través de la Aventura (TTA) el pasado Febrero. Sentada frente al ordenador, dudas mil ante la posible estructura. Veo la luz. Acabo tirando por dónde siempre, por el aprendiza ciertas dinámicas je experiencial, amigo que nunca falla, que facilita hilar contenido, su interiorización, la participación activa del grupo o la reflexión y construcción grupal. Una vez rota la cabeza y guionizada la formación, se me ocurre comentarle la propuesta a un par de compañeras, de dónde surge un comentario nada infrecuente en este nuestro mundo: “pero Pau, si la haces a través de juegos y dinámicas, perderás la seriedad y la fidelidad al contenido. Creo que una formación para formadores debería ser más rigurosa…”

Visualizad un ceño fruncido.

No tardé más de cinco segundos en enviarle mi respuesta (síntesis máxima) del por qué pedagógico, psicológico e incluso biológico, o de la necesidad de que todo tipo de formaciones fueran experienciales. Y como la rigurosidad no es mi fuerte, he decido poner a prueba mi precisión en este artículo, en el que pretendo analizar la idoneidad del aprendizaje experiencial a través de la maravillosa, estupendástica, formación que las colaboradoras de Experientia tuvimos el privilegio de disfrutar el pasado febrero en República Checa. ¿Preparadas para comprar la moto de la Terapia a Través de la Aventura? Después de leer esto, no os va a quedar más remedio.

En la vida, unas veces se gana, y otra se aprende.

Anónima

Todo empieza con una propuesta de Experientia para que sus colaboras participemos en una formación organizada por Czekobanda, un grupo de psicólogas y educadoras que promueven formación experiencial a través de Erasmus+ a profesionales de toda Europa. Una expedición de tres noches en la fría República Checa por equipos. Profesionales de toda Europa para compartir e intercambiar experiencias. Liderazgo de grupos. Nah. Cargo todas mis expectativas en la mochila y salgo de casa. Cuatro colaboradoras volamos desde Valencia y Barcelona, expectativas e inquietudes en la espalda, y nos plantamos en la helada Teplice na Metuji un 15 de Febrero.

Veníamos a ser rigurosas y claras, analicemos por qué la experiencia fue una auténtica pasada.

Actividades y propuestas

“O sea, que te has ido diez días a que te hagan juegos y actividades… que reina eres, yo también quiero!”

Dos días tuvimos para hacer grupo y prepararnos para la expedición. Tres días de senderismo en nieve por equipos, dinámicas a cuestas y gestión de grupo bajo manga. Tres días más para reflexionar, profundizar y fijar los siguientes objetivos. Diferentes agrupaciones y dinámicas cada hora. Y en medio de todo esto hubo espacio para jugar, cantar y bailar.

El qué era especial. Una propuesta cuidadosamente construida e introducida según las posibles necesidades del grupo, previendo la diversidad de habilidades y posibilitando espacios que entrenaran éstas. Hablar de las competencias de una persona líder puede resultar fácil, pero ¿en qué ámbito? ¿Hablamos sobre comunicación significativa? ¿Sobre manejar el grupo y su potencial? ¿Trabajar exitosamente en equipo o sobre cómo facilitar el proceso de aprendizaje? No hay modelo que aglutine todas ellas, y cómo de adaptarnos y ofrecer propuestas coherentes va la cosa, no te preocupes que este grupo de profesionales te investiga, recopila y diseña una propia.

El grado de implicación y de riqueza se dispara.

Las actividades van enriqueciendo y consolidando el training, la atmósfera le da ritmo y continuidad. Una propuesta que valoraba que diez días de formación ininterrumpida requiere de muchos elementos para que sea exitosa, que contemplaba el juego como elemento energizante y de cohesión grupal y que además era empleado para ejemplificar, hilar o enriquecer el contenido. Que sí, que te puedo enseñar un modelo de feedback sin un power-point, haciendo en cambio tres dinámicas diferentes para que lo vivas en tus propias carnes. ¡Para qué te voy a contar lo que hoy tienes a un clic de distancia, pudiéndote proponer actividades originales que requieren tu implicación personal y conexión con el grupo.

Aquí es donde entra el cómo. No encontrarás una explicación más larga de diez minutos, no verás una diapositiva que contextualiza, no te dolerá el culo de estar sentada, no way. En cambio, al comenzar una actividad te puedes encontrar una dramatización entre dos excursionistas (uno más experimentado y otro no tanto) para dar paso a una actividad práctica sobre los gadgets montañeros, o bien una explicación teórica resumida, visualizaciones de apoyo incluidas, en la que tú misma descubrirías y experimentarías los beneficios de un modelo de feedback.

De hecho, es más probable que te encuentres carteles creados para cada actividad que simultáneamente se completan con un discurso, vídeos de animales enterrándose en nieve o las propias experiencias de los participantes.

Vamos, creación de un ambiente seguro, en el que cada persona se siente escuchada, no juzgada y acompañada. Que tiene espacio para ser, tomar decisiones y expresarse. Dónde se respira el trabajo en equipo y la horizontalidad porque es la propuesta que el equipo hace. Nunca te propondrán una actividad que ellas no han probado primero. No hay mentiras ni poses. It is how it is.

Lo inmediatamente perceptible son las horas de formación y convivencia. El cómo un profesional dinamiza o propone una actividad, las horas de planificación, la cantidad de material audiovisual… En cambio, la creación de espacios de libre circulación para la distensión o el descanso, los detalles o las ceremonias a veces pasan desapercibidas. Y éstas crean grupo, crean espacios para compartir, para abrir and open your f*** close mind.

Lo que no se ve

Vale. Qué y cómo son base. Ahora, el grupo también tiene lo suyo…

Escoger a las participantes de un programa de TTA no es tarea fácil, ya que gran parte del trabajo y del aprendizaje surgiría de la interacción de éstas. El grupo como elemento de aprendizaje, tan infravalorado en algunos ambientes, fue el corazón de todo el programa. El mismo grupo es él que regula y enriquece las aportaciones y el comportamiento de los individuos, siempre que éstos estén abiertos al reto.

De hecho, no recuerdo que habláramos de trabajo en equipo, de construir un buen ambiente de aprendizaje, de leer al grupo, de habilidades comunicativas, aprendizaje experiencial. No recuerdo comentar lo necesarias que son la flexibilidad o el humor como herramientas claves de las educadoras. No hablamos de nada de todo esto porque ya estaba presente. Porque se veía y expresaba en cada una de nosotras.

Facilitado por: Escriba Su Nombre Aquí

 

Czekobanda, en este caso. Ellas mismas se describen como un grupo de colegas que un día decidieron unirse para promover el aprendizaje a través de la aventura y llevarlo tan lejos como fuera posible. En el primer encuentro que tuve con ellas les comentaba lo maravillada que me encontraba con su planificación, la lectura y adaptación, su flexibilidad o la calidad de sus propuestas, me contestaron que no estaba tan organizado como parecía, sino que surgía de manera natural, fruto de una manera de conocer, experimentar e interactuar en el mundo. Son franca y honestamente geniales, todas y cada una de ellas, desde el equipo base a todas y cada una de las personitas que colaboran y participan. Repito, SON geniales, así que no es difícil imaginar que lo que proponen igualmente genial.

Vamos con todo

 

Vuelvo al conflicto, pues. En el ámbito de la educación no formal (entiéndase ésta por toda aquella que no está institucionalizada pero que educa y mucho), tenemos entre nuestro gran haber de típicos tópicos algunos como: “jugando no se aprende” o “para aprender hay que ir a la escuela”, como si a alguna nos hubieran enseñado a trabajar en equipo en una clase magistral de matemáticas. Y resulta que el trabajo cooperativo, la gestión emocional, la flexibilidad y el pensamiento divergente son un grupo de competencias profesionales más demandadas en esta nuestra sociedad de la información.

Todavía no he visto una unidad didáctica sobre las emociones que realmente te haga competente en inteligencia emocional. Por eso valoro, venero y promociono el aprendizaje experiencial, por qué a ver, cuéntame, ¿tu aprendiste a montar en bici subiéndote a ella, cayéndote y entrenándote, o a través de las explicaciones de las que ya sabían?

Y es que va de todo esto y mucho menos, y mucho más. El aprendizaje experiencial tiene en cuenta el proceso, la forma. El grupo y la calidad en la facilitación. La experiencia como catalizador del aprendizaje. Entiendo la TTA como un conjunto de modelos, de prácticas, de propuestas, de formas, de comunicación concretas. El qué, el cómo, el grupo y el equipo. Hacer, ser, mirar, sentir.

Así que sí, me fui a jugar, a conocer personas, a replantearme cosas, a abrirme en canal y a reír hasta que te duele el estómago.

 

¿Es que vosotras no aprendéis así?

El gran objetivo del aprendizaje no es el conocimiento, sino la acción.

Herbert Spencer

Utilizamos cookies DE TERCEROS para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí, en la que además encontrarás la forma de configurar tu navegador web para el uso de cookies. +info: info@asociacionexperientia.org ACEPTAR